Vienen con «sorpresa».

Pobre Rakumín.